Now Reading
Tiburones en Maldivas

Tiburones en Maldivas

Amanece en Maldivas. Nos llaman a la puerta del camarote a las 7 am, aún nos estamos haciendo al vaivén continuo del barco. Empezamos el día. (Si quieres saber cómo fue nuestra llegada y los primeros buceos, pincha aquí).

Nos encontramos en Moofushi y nos disponemos a hacer la primera inmersión en kandu, que significa canal. Es aquí, en los canales de las islas, donde se puede observar gran parte de los tiburones y demás animales pelágicos debido a las diferentes corrientes que se generan. La inmersión no defrauda, tiburones puntas blancas, grises, tortugas.

Desayunamos y seguimos alucinando con lo que acabamos de ver, tal cantidad de fauna nos deja sin palabras. La siguiente inmersión será en un arrecife, con anémonas, peces payaso, Aetobatus narinari, éstas últimas, sin duda, de mis preferidas.

Una de esas corrientes de los kandu, nos alcanzó al poco de empezar la inmersión, algo completamente habitual en estos lugares; normalmente se bucea con mucha corriente, porque cuanta más corriente más vida. Por ello, que es totalmente indispensable contar con un gancho de corriente que te permita anclarte a una roca y poder disfrutar del entorno sin agotar tu aire en cinco minutos. De la misma forma, la boya de superficie es parte del equipo obligatorio, pudiendo señalizar su salida cualquier buceador que haya derivado y alejado del grupo debido a las corrientes. Este evento añadió un aliciente más a la inmersión.

Cada día buceábamos 3 veces, una en ayunas nada más levantarnos, otra a media mañana y por la tarde antes de que se fuera la luz. Esa tarde tocaba bucear en Fish Head, un thila. Esta palabra maldiva se refiere a montaña submarina totalmente sumergida, a más de 6 metros de profundidad.

La inmersión transcurría tranquila, poca visibilidad y poca vida hasta que, de repente, los sonajeros del grupo empezaron a escucharte muy fuerte. Un tiburón martillo, de casi cuatro metros de longitud, ¡estaba pasando por encima de nuestras cabezas! Su paso fue tan fugaz que, de todas las cámaras que estábamos filmando, sólo una lo capturó, la nuestra.

See Also

Momento único e irrepetible. Todos comenzamos a gritar y a bailar de la emoción debajo del agua, no sólo por haber sido testigos de tan increíble animal, sino porque es una especie poco común en esa zona. Otro momento inolvidable que quedará en nuestra retina siempre.

La aventura sigue en Más vida en Maldivas.


Texto y fotografía por Rocío Pajares y Lara González.
Fotografía portada por Merche Llobera.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© Three Knots Magazine 2021
Todos los derechos reservados.