Now Reading
(V) Oda Marítima – Pessoa

(V) Oda Marítima – Pessoa

Esta vez, otra oda. Ahora de Álvaro de Campos, uno de los heterónimos de Fernando Pessoa.
Oda Marítima fue impresa en el número 2 de la revista Orpheu (Lisboa, julio 1915).

Aunque aquí solo reproducimos algunas estrofas, en español y en su idioma orginal. Son versos cargados de expresividad y fuerza, en los que se vislumbra modernismo. Literariamente estructurado, de estética intensa, rítmica y exacta.

Oda Marítima

¡Eh, marineros, gavieros! ¡Eh, tripulantes, pilotos!
¡Navegantes, mareantes, marinos, aventureros!
¡Eh, capitanes de barco! ¡Hombres al timón y en los mástiles!
¡Hombres que duermen en literas toscas!
¡Hombres que duermen con el peligro espiando en las portillas!
¡Hombres que duermen con la Muerte por almohada!
¡Hombres que tienen toldillas, que tienen puentes desde donde mirar
la inmensidad inmensa del mar inmenso!
¡Eh, operarios de las grúas de carga!
¡Eh, arriadores de velas, fogoneros, camareros!
¡Hombres que meten la carga en las bodegas!
¡Hombres que halan los cabos en cubierta!
¡Hombres que limpian los metales de las escotillas!
¡Hombres del timón! ¡Hombres de las máquinas! ¡Hombres de los mástiles!
¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
¡Gente de gorra de visera! ¡Gente de camiseta de malla!
¡Gente con anclas y banderas en cruz bordadas en el pecho!
¡Gente tatuada! ¡Gente de cachimba! ¡Gente de amurada!
¡Gente oscura de tanto sol, curtida de tanta lluvia,
limpia de ojos de tanta inmensidad ante ellos,
audaz de rostro de tantos vientos como los azotó de veras!
¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
¡Hombres que visteis la Patagonia!
¡Hombres que pasasteis por Australia!
¡Que llenasteis vuestras miradas con costas que yo nunca veré!
¡Que fuisteis a tierra en tierras a las que nunca bajaré!
¡Que comprasteis artículos toscos en colonias a proa de los desiertos!
¡Y que hicisteis todo eso como quien no hace nada,
como si fuese natural,
como si la vida fuera eso,
como si no cumplierais ni siquiera un destino!
¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
¡Hombres de la mar actual! ¡Hombres de la mar pasada!
¡Intendentes de a bordo! ¡Esclavos de las galeras! ¡Combatientes de Lepanto!
¡Piratas de los tiempos de Roma! ¡Navegantes de Grecia!
¡Fenicios! ¡Cartagineses! ¡Portugueses arrojados desde Sagres
a la aventura indefinida, a la Mar Absoluta, a realizar lo Imposible!
¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
¡Hombres que levantasteis padrones, que disteis nombres a los
cabos!
¡Hombres que negociasteis por primera vez con negros!
¡Que primero vendisteis esclavos de las nuevas tierras!
¡Que proporcionasteis el primer orgasmo europeo a las negras atónitas!
¡Que trajisteis oro, baratijas, maderas aromáticas, flechas,
de laderas estallantes de verde vegetación!
¡Hombres que saqueasteis tranquilos poblados africanos,
que hicisteis huir con el ruido del cañón a aquellas gentes,
que matasteis, robasteis, torturasteis, ganasteis
los premios a la Novedad de quien, cabizbajo,
arremetía contra el misterio de los nuevos mares! ¡Eh-eh-eh-eh-eh!
A vosotros todos en uno, a vosotros todos en vosotros todos como uno,
a vosotros todos mezclados, entrecruzados,
a vosotros todos sanguinarios, violentos, odiados, temidos, sagrados,
¡yo os saludo, yo os saludo, yo os saludo!
¡Eh-eh-eh-eh-eh! ¡Eh-eh-eh-eh-eh! ¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
Eh lahô-lahô-laHO-lahá-á-á-à-à!
 
¡Quiero ir con vosotros, quiero ir con vosotros,
al mismo tiempo con todos vosotros
a todos los lugares donde fuisteis!
¡Quiero encontrar vuestros peligros frente a frente,
sentir en mi cara los vientos que estriaron las vuestras,
escupir de mis labios la sal de los mares que besaron los vuestros,
tener brazos en vuestra tarea, compartir vuestras tormentas,
llegar como vosotros, en fin, a extraordinarios puertos!
¡Huir con vosotros de la civilización!
¡Perder con vosotros la noción de moral!
¡Sentir que cambia mi humanidad en la lejanía!
¡Beber con vosotros en los mares del sur
nuevas salvajadas, nuevos tumultos del alma,
nuevos fuegos centrales en mi volcánico espíritu!
¡Ir con vosotros, desnudarme —¡ah, lárgate de aquí!—
de mi traje civilizado, de mi blandengue actuar,
de mi miedo innato a las cárceles,
de mi pacífica vida,
de mi vida asentada, estática, organizada y ya vista!

See Also

Ode Marítima

Eh marinheiros, gajeiros! eh tripulantes, pilotos!
Navegadores, mareantes, marujos, aventureiros!
Eh capitães de navios! homens ao leme e em mastros!
Homens que dormem em beliches rudes!
Homens que dormem co’o Perigo a espreitar plas vigias!
Homens que dormem co’a Morte por travesseiro!
Homens que têm tombadilhos, que têm pontes donde olhar
A imensidade imensa do mar imenso!
Eh manipuladores dos guindastes de carga!
Eh amainadores de velas, fogueiros, criados de bordo!
Homens que metem a carga nos porões!
Homens que enrolam cabos no convés!
Homens que limpam os metais das escotilhas!
Homens do leme! homens das máquinas! homens dos mastros!
Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
Gente de bonet de pala! Gente de camisola de malha!
Gente de âncoras e bandeiras cruzadas bordadas no peito!
Gente tatuada! gente de cachimbo! gente de amurada!
Gente escura de tanto sol, crestada de tanta chuva,
Limpa de olhos de tanta imensidade diante deles,
Audaz de rosto de tantos ventos que lhes bateram a valer!
Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
Homens que vistes a Patagónia!
Homens que passastes pela Austrália!
Que enchestes o vosso olhar de costas que nunca verei!
Que fostes a terra em terras onde nunca descerei!
Que comprastes artigos toscos em colónias à proa de sertões!
E fizestes tudo isso como se não fosse nada.
Como se isso fosse natural,
Como se a vida fosse isso,
Como nem sequer cumprindo um destino!
Eh-eh-he-he-he-eh-he-he!
Homens do mar actual! homens do mar passado!
Comissários de bordo! escravos das galés! combatentes de Lepanto!
Piratas do tempo de Roma! Navegadores da Grécia!
Fenícios! Cartagineses! Portugueses atirados de Sagres
Para a aventura indefinida, para o Mar Absoluto, para realizar o Impossível!
Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
Homens que erguestes padrões, que destes nomes a cabos!
Homens que negociastes pela primeira vez com pretos!
Que primeiro vendestes escravos de novas terras!
Que destes o primeiro espasmo europeu às negras atónitas!
Que trouxestes ouro, missanga, madeiras cheirosas, setas,
De encostas explodindo em verde vegetação!
Homens que saqueastes tranquilas povoações africanas,
Que fizestes fugir com o ruído de canhões essas raças,
Que matastes, roubastes, torturastes, ganhastes
Os prémios de Novidade de quem, de cabeça baixa,
Arremete contra o mistério de novos mares! Eh-eh-eh-eh-eh!
A vós todos num, a vós todos em vós todos como um,
A vós todos misturados, entrecruzados,
A vós todos sangrentos, violentos, odiados, temidos, sagrados,
Eu vos saúdo, eu vos saúdo, eu vos saúdo!
¡Eh-eh-eh-eh-eh! ¡Eh-eh-eh-eh-eh! ¡Eh-eh-eh-eh-eh-eh-eh!
Eh lahô-lahô-laHO-lahá-á-á-à-à!
 
Quero ir convosco, quero ir convosco,
Ao mesmo tempo com vós todos
Pra toda a parte pr’onde fostes!
Quero encontrar vossos perigos frente a frente,
Sentir na minha cara os centos que engelharam as vossas,
Cuspir dos lábios o sal dos mares que beijaram os vossos,
Ter braços na vossa faina, partilhar das vossas tormentas,
Chegar como vós, enfim, a extraordinários portos!
Fugir convosco à civilização!
Perder convosco a noção da moral!
Sentir mudar-se no longe a minha humanidade!
Beber convosco em mares do sul
Novas selvajarias, novas balbúrdias da alma,
Novos fogos centrais no meu vulcânico espirito!
Ir convosco, despir de mim — ah! põe-te daqui pra fora! —
O meu traje de civilizado, a ininha brandura de acções,
Meu medo inato das cadeias,
Minha pacífica vida,
A minha vida sentada, estática, regrada e revista!

Orpheu, 1915

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© Three Knots Magazine 2021
Todos los derechos reservados.