Now Reading
Las tablas de Brain Asymmetries.

Las tablas de Brain Asymmetries.

A través de caminos de huerta, llegamos hasta Alboraya, València. Dentro de una nave de coworking industrial nos reciben Quelo y Rafa, creadores de Brain Asymmetries y sus poco convencionales tablas de surf, únicas en España.

¿Cuál es vuestra relación con el mundo del surf, cómo llegáis a él?

Quelo – Nuestra relación empieza hace unos ocho o nueve años, cuando empezamos a surfear aquí en Valencia, y siempre viajando todo lo que podemos. Hemos ido a Australia, EEUU, a Francia, que está aquí cerca. Y es, sobre todo, por diversión y puro disfrute de la naturaleza.

Rafa – Sí, más o menos empezamos a la par. Nos conocimos hace como ocho años en la universidad, hemos estudiado la misma carreara, y ya empezamos a darle a caña a ir juntos de viaje. Estando el uno con el otro hace que tengamos más ganas de ir a más cada día y superarte un poco.

Q. – Siempre viene bien un colega que te esté diciendo: “vámonos de viaje ya”. Si a uno no le apetece mucho, siempre tira más el otro. Al final, se trata de ir siempre buscando olas, que aquí en el Mediterráneo es una buena lucha.

Os conocisteis en la universidad, ¿qué habéis estudiado y por qué al final decidisteis meteros en esto de las tablas?

R. – Estudiamos ingeniería del diseño industrial. Creo que en parte, un poco, nos puede haber ayudado para lo que ahora hacemos de las tablas, sobre todo a la hora de controlar la calidad de un producto final.

Q. – Gracias a la ingeniería tenemos una visión de cómo hay que hacer y crear buenos productos; también nos ha dado una base para el tema de la creatividad y el crear una marca, crear un estilo de vida. Estudiando esta carrera, ya metidos en el tema del surf, como que nos fuimos montando un poco la idea de lo que queríamos hacer.

R. – ¿Cómo podíamos combinar lo que habíamos aprendido (más o menos) con lo que de verdad nos gusta, y poder hacer algo? El sueño es ganarse la vida con algo que de verdad te gusta, ¿no?

Q. – Sí, y de hecho, la idea empezó como uno de nuestros proyectos en la universidad y al final hemos conseguido que salga de verdad.

La pregunta que os hará todo el mundo, ¿por qué tablas asimétricas?

Q. – Hará un par de años y pico, casi dos años y medio, empezamos a hacernos tablas para nosotros mismos, para los colegas. Empezó porque no encontrábamos ni por internet, ni en las tiendas, alguien que nos pudiese hacer las ideas locas que teníamos metidas en la cabeza, que en otras partes del mundo ya habían empezado a desarrollarse, pero aquí todavía no habían llegado. El tema de las tablas asimétricas es una de esas ideas, así un poco loca, de que la tabla esté adaptada al máximo a cada surfista; que no sea un producto genérico, te la lleves y ahí se acaba la relación con el shaper en sí. Las tablas asimétricas era una de las cosas más personales que nos gustaban y solo las podíamos tener si nos las hacíamos nosotros.

R. – Era como, ¿para qué te vas a poner a hacer una tabla que ya puedes comprar? El hecho de ponernos a hacerlas a mano era para crear algo nuevo, que no existiera, como ha dicho Quelo. Sí que cogíamos inspiraciones de gente que estaba por otros lugares del mundo como…

Q. – Ryan Burch, y otra marca que también hace asimétricas Album Surf, ambos en California. Siempre hay inspiración. Casi todo está inventado ya, pero puedes elegir en qué te quieres centrar. Y esa es la parte que más nos mola, el hacerlo lo más loco posible, pero hacerlo de forma que luego sí funcione, que funcione casi mejor gracias a que es una cosa loca y rara.

R. – Ahí viene ya lo más divertido, que es probarla y ver si funciona, probar cosas diferentes.

¿En qué se puede diferenciar una tabla asimétrica de una convencional?

Q. –Poniéndote de puntillas, sobre las puntas de los dedos, te es mucho más fácil aguantar el equilibrio que si te pones sobre los talones, sobre los dos talones, donde notas en seguida que te vas cayendo. Derivando de esto, la parte de la tabla en la que llevas las puntas de los dedos es distinta de en la que llevas los talones, que es mucho más permisiva porque tienes mucho menos equilibrio cuando vas de espaldas a la ola que cuando vas de cara. Es un poco como ayudar a que cuando vas surfeando, sea un poco más fácil hacia tu lado “malo”, y te dé un poco más de equilibrio.

¿Cómo empezó todo, el proceso desde que empezasteis a comentarlo, diseñarlo y finalmente fabricarlo?

R. – El proceso de idear estas tablas locas empieza en una azotea, en Tavernes Blanques. Nos hicimos una primera tabla asimétrica y una especie de single fin larga, por las ganas de ver cómo funcionaba en el agua. Dijimos: “vamos a hacerlo y vamos a llevárnosla al agua al día siguiente de estar acabada, a la mini ola que haya, a probarla”. Son esas ganas, y ver que otra gente también lo está haciendo y te inspira, el querer que eso funcione; algo diferente a lo que usa todo el mundo.

Q. – Hay que decir que esa primera tabla…no iba muy bien, la verdad. Era un poco desastre. Pero era sobre todo esa sensación de meterte al agua y remar con algo que te has hecho tú mismo y decir: “¡ostras! ¡flota!” eso es una de las cosas que más felicidad y euforia te puede dar. Sentimos el: puedo llegar a hacer esto y puede llegar a funcionar. A raíz de ir experimentado con nuestras propias tablas, al final se acaba alcanzando algo decente. También fijándose en lo que hacen otros shapers que ya saben lo que hacen. Siempre tienes de referencia lo que hacen los otros para, sobre lo que ya hay hecho, innovar.

¿En qué tiene que fijarse un surfer para elegir entre una tabla asimétrica u otra? ¿Qué tenéis en cuenta para ofrecerle una de vuestras tablas a alguien?

Q. –Que alguien te haga una tabla asimétrica es casi lo más customizable que se puede hacer para esa persona. Porque las tablas en sí ya se pueden personalizar en tema de largo, ancho, volumen, forma de la tabla, forma de la cola. La asimétrica es ese último paso de “esta tabla va a ser sólo para ti”. Porque si la persona es regular, con el pie izquierdo delante, no se la va a poder dejar a sus colegas con el pie derecho delante. Es una tabla hecha expresamente para esa persona, porque tiene sus medidas, cómo va distribuido el volumen, fijándote en dónde pone los pies, a qué altura habrá que hacer la asimetría, etc. Y esa es una de las partes positivas de customizarle tan al 100% una tabla a alguien, que la persona siente que esa tabla es única, hecha para sí mismo y que no existe una copia igual.

See Also
Es Vedrà - Three Knots

¿Tenéis algún experimento en mente?

R. – Bueno, lo último que hemos hecho es una mini tablita que sería una fusión entre un bodyboard y una mini Simmons. La hemos probado y la verdad es que es divertidísimo.

Q. – Sí, es un poco llegar al límite de lo que se puede llegar, lo más pequeño posible que se puede llegar a surfear. Casi siempre, todas estas cosas surgen de pequeños accidentes que luego acabamos sabiendo aprovechar para desarrollar nuevas ideas. Ésta surgió de uno de los últimos pedidos que hicimos de foam, que nos llegó partido por la mitad; lo vimos como una oportunidad: “ostras, ¡nos podemos hacer dos tablas!” Y solo daba para hacer dos cosas pequeñas, la segunda está todavía por diseñar.

R. – La segunda es aún más pequeña.

Q. – Es una cosa que te llega por aquí, por el pecho, muy difícil surfearla. Pero bueno, viendo estos experimentos ya vas cogiendo ideas de unas para trasladarlo a otras, y la verdad que estar siempre probando cosas nuevas es lo que nos mantiene así, con la ilusión y la mente viva y fresca.

¿Cómo es la experiencia en el coworking industrial Generador Valencia?

R. – Es enriquecedora, diría. Me imagino que si estuviéramos nosotros solos en un taller acabaríamos como muy metidos como en nuestras propias movidas. Aquí preguntamos opinión a la gente sobre cualquier diseño de las tablas. También, al ser un coworking industrial, tienen mucho conocimiento de cómo usar distintos tipos de herramientas, lo que nos ayuda bastante. Al final es gente que también está haciendo básicamente lo que les gusta, y hay buenas vibraciones, molan mucho.

Q. – La mayoría son artesanos y nosotros, como la mayor parte del trabajo que hacemos es artesanía pura, hemos aprendido un montón de cosas estando aquí. De gente que restaura coches, pues de lijado, pintura, pulido, etc.; gente que trabaja con máquinas CNC, pues para hacer algún invento, para experimentar; nosotros pudiendo ayudar para temas de fibra o materiales. Al final todos nos vamos ayudando un poco entre todos, nos vamos devolviendo los favores. Se está muy bien en este sitio. Llevamos como año y pico aquí y es ya una pequeña familia, está muy guay.

Gracias por la colaboración a Quelo y Rafa, artesanos de cosas locas, shapers de asimétricas.

Brain asymmetries, Alboraya, València.

Fotografía por Pato Río.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© Three Knots Magazine 2021
Todos los derechos reservados.