Now Reading
En busca del Gegant d’Es Vedrà

En busca del Gegant d’Es Vedrà

Es Vedrà - Three Knots

Travesía emprendida por las aguas de Es Vedrà. Como Joan y Toni nos aventuramos a la isla en busca de un ungüento mágico. Esta vez le trajimos una música al Gegant para adormecerlo.

La llegenda del Gegant d’Es Vedrà:

Això eren dos germans que vivien a Eivissa que eren molt pobres, en Joan i en Toni. Un dia son pare es va posar malalt i no es curava amb cap remei casolà que li pogués preparar la seua dona. Varen haver d’anar a buscar la curandera del poble per veure si el podia curar, i els va dir que aquella malaltia només tenia remei amb un pegat de fonoll marí des Vedrà. Tothom sabia que a l’illa d’Es Vedrà hi vivia un gegant molt dolent i no s’hi podia atracar ningú, però els dos germans agafaren d’amagat el llaüt de son pare i es posaren a remar. Per desgràcia, el gegant d’Es Vedrà els va enxampar.

Mentre aquest tenia retingut en Toni, en Joan havia d’anar a pescar i portar-li tots els pops que pogués. Si no ho feia així, es menjaria en Toni. Un dia que en Joan en va pescar molts, va fer la idea de posar un bogamarí dins cadascun. Com sempre, el gegant se’ls va menjar tots, però ben aviat li va agafar mal de panxa. Sentia tant de mal que se’n anà a dormir. Els germans aprofitaren aquesta estona per lligar-li els peus amb una corda, agafar el fonoll marí per preparar la medecina i fugir. Del gegant no se’n va saber res mai més, i el pare dels dos germans es va curar.

Adaptació de la rondalla de Joan Castelló i Guasch.

See Also

La leyenda del Gigante de Es Vedrá:

Esto eran dos hermanos que vivían en Ibiza que eran muy pobres, Joan y Toni. Un día su padre se puso enfermo y no se curaba con ningún remedio casero que le pudiera preparar su mujer. Tuvieron que ir a buscar a la curandera del pueblo para ver si podía curarlo, y les dijo que esa enfermedad sólo tenía remedio con un parche de hinojo marino de Es Vedrà. Todo el mundo sabía que en la isla de Es Vedrà vivía un gigante muy malo y no podía atracar nadie, pero los dos hermanos a escondidas tomaron el llaüt de su padre y se pusieron a remar. Por desgracia, el gigante de Es Vedrà los pilló.

Mientras éste tenía retenido a Toni, Juan debía ir a pescar y llevarle todos los pulpos que pudiera. Si no lo hacía así, se comería a Toni. Un día Juan consiguió pescar muchos, y pensó en poner un erizo dentro de cada uno. Como siempre, el gigante se los comió todos, pero pronto le empezó a doler el estómago. Sentía tanto dolor que se fue a dormir. Los hermanos aprovecharon este rato para atarle los pies con una cuerda, coger el hinojo marino para preparar la medicina y huir. Del gigante no se supo nunca más, y el padre de los dos hermanos se curó.

Fotografía y edición por Fede Coll.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© Three Knots Magazine 2021
Todos los derechos reservados.