Now Reading
El surf de Julio Balaguer.

El surf de Julio Balaguer.

Que todo el mundo pueda tener su pedacito de mar y pueda aprovecharlo bien.


¿Cómo y cuándo empezaste con el surf?

Mi experiencia con el surf empezó gracias a mi padre, que fue el primer surfista de Mallorca; lo sigue siendo. Él fue quien me motivó para meterme en el mar. No al principio del todo, porque me quiso meter a surfear con siete años. Me lanzó en una playa de al lado de casa con una tabla, en verano, con una olita de medio metro; era muy cerrona y me la comí de cara, básicamente fue caerme y querer volver a la orilla porque casi me ahogué. No sé si lo hizo para él poder seguir surfeando o para motivarme, pero bueno (risas). Ahí pasé de todo.

Luego en la comunión me regalaron un body y me empecé a motivar un poco. En verano, mi padre me llevaba a veces a surfear por calas de Mallorca y también a algunas playas del sur de la isla. No surfeaba apenas, realmente lo que hacía era el tonto. Ya cuando tenía 13 años, fue cuando realmente me enganché y empecé a tomármelo más en serio, y le dije a mi padre que quería mi primera tabla de surf. Nos íbamos los fines de semana a surfear por toda la isla, con mi madre, en el cochecito. A partir de aquí empezó a ser un hobby. Cuando me saqué el carnet de conducir, me escapaba y a veces no iba ni a clase con tal de coger buenas olas; las olas que tenemos aquí en Mallorca.

Así me llegué a enganchar a este deporte, a esta filosofía de vida. No lo pienso dejar nunca, a ver si llego a la edad de mi padre y sigo surfeando como lo hace él, a sus 63 años, porque hay muy poca gente (por no decir nadie) en Mallorca que lo haga.

¿Cómo eran las primeras salidas al mar para coger olas?

Cuando yo empecé, básicamente, no había nadie en el agua. Éramos siempre los mismos, los amigos de mi padre y algunos más que empezábamos de la zona, de Manacor. Era muy gratificante porque casi siempre surfeabas con amigos o solo.

Con el tiempo ha ido cambiando, lógicamente, como todo deporte que va evolucionando y va creciendo. Ahora mismo, por desgracia, es una moda y, como tal, hace que haya gente por todos lados. Realmente, el problema no es que sea una moda, el tema está en que las personas no respetan. Como el surf aquí no es cultura, simplemente es un deporte más que ahora ha pegado fuerte, lo que necesitamos es que la gente sea un poco más humana y tenga más nociones, que entienda un poco más en qué consiste, las prioridades, respete la antigüedad, etc.

Evidentemente, todo el mundo el mundo puede surfear, pero con respeto y educación, eso es lo fundamental.

¿Cómo ves el futuro del surf en la isla?

See Also

Cada vez habrá más gente porque eso es inevitable; pero, de cara al futuro, repito, lo que tiene que haber es una educación y un respeto, da igual la cantidad de gente, simplemente saber estar en el agua con el resto. No tiene que haber tanto egoísmo. Yo también he tenido mi época de ser un hater y de saltar olas y de, a lo mejor, aprovecharme de que surfeo “un poco bien” y poder pasar por encima de otros que están aprendiendo o saben menos que yo. Con el tiempo te das cuenta. Antes se podía hacer, antes eran amigos y no pasaba nada, pillábamos las olas juntos. Ahora también, pero al haber tantas personas desconocidas hay malos rollos, se pelean y gritan. Peleas reales aquí no hay, porque cuando viajas te das cuenta de que el localismo es bastante más duro; en Mallorca es bastante blando, quitando a mi padre, que ya se ha relajado (no sé si es por la edad) (risas).

Se trata de eso, de ser un poco más conscientes de lo que tenemos. Ya que vivimos en una isla que realmente no es un sitio para surfear, no es un sitio de olas buenas, aprovechemos lo que tenemos, disfrutemos de ello y, principalmente, que haya una conciencia por parte de todos para que todo el mundo pueda tener su pedacito de mar y pueda aprovecharlo bien. De cara al futuro, conservarlo (el mar), sobre todo.

Julio Balaguer padre e hijo.

Gracias a Julio Balaguer por querer compartir con Three Knots estas palabras desde Son Serra de Marina, Mallorca.

Entrevista por Martín Omelka

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© Three Knots Magazine 2021
Todos los derechos reservados.