Now Reading
BOC BOARDS

BOC BOARDS

Portada entrevista BOC

En medio de la pinada que llega hasta cala Gat, en Mallorca, está el pequeño taller de Boc Boards, donde Biel Miralles da forma a sus tablas, y trabaja la piedra y la madera. 

¿Cómo empezaste en el mundo del surf? 

Bueno, yo empecé a surfear a los 9-10 años porque mi tío ya andaba en body board, entonces su hijo empezó a probarlo también, y me acuerdo mi madre que le decía a su madre: Estás loca dejándolo ir con esas olas al mar, y en cosa de medio año casi un año nos empezamos a meter todos, mi hermano, mi otro primo. Y de ahí mi primo se compró su primera tabla de surf, y nos la dejaba probar, y ya por reyes conseguimos que nos regalaran una tablita a mi hermano y a , teníamos que compartirla. Eso es lo peor que te puede pasar en el surf, tener que compartir tabla. Andábamos con el neopreno de buceo de mi madre y de mi tía, de dos piezas. Había uno fucsia, el otro verde, y nos peleábamos a ver quién llevaba el fucsia y quién empezaba con la tabla. 

La verdad que en esta zona los chavales que surfeábamos éramos prácticamente nosotros solos; los otros eran gente más mayor que llevaban ya bastantes años surfeando. 

El surf que nosotros conocíamos era ese, no entendíamos de técnica. Sabíamos qué era una derecha porque íbamos hacia la derecha, pero no hablábamos con tecnicismos. Simplemente disfrutábamos y cogíamos todos una ola, y nos peleábamos cuando ya empezamos a saber un poco el rollo de las preferencias.  

Esa época era muy guay, nos movíamos por esta zona, cala Agulla, Son Moll, Canyamel, a veces conseguíamos que mi tía, mi madre o mi padre, o alguien, nos llevara en coche hasta la Colonia. Siempre andábamos por aquí. 

Luego me fui a Galicia, empecé a meterme un poquito más, me saqué el título de monitor y empecé a fijarme más en la técnica, analizando un poco más el surf. Cuando empiezas, estás dentro del agua, en un medio que no conoces, que no estás acostumbrado; tienes que aprender a ponerte de pie, entender cómo funciona la ola, dónde va a romper. Claro, toda esa información cuando estás encima de la tabla, no piensas en lo que realmente estás haciendo. Poco a poco vas teniendo conocimientos y conciencia del medio, entonces eres capaz de entender lo que está pasando.  

Yo me he montado la vida para poder surfear todo lo que pueda. Si hay olas intento no trabajar y al día siguiente, si no hay olas, pues trabajo el doble. Me organizo un poco en relación al surf. El pacto con el diablo, tienes que vivir en un sitio al lado del mar, donde haya olas. Ahora me meto en el centro de cualquier ciudad y me muero; yo necesito el mar, y más naciendo aquí en Mallorca.  

La verdad es que desde que volví a Mallorca, hace casi tres años, he visto una masificación en el surf bastante heavy. Al final es algo inevitable, el surf es algo muy atractivo. Se le puede llamar deporte o como  quieras, actividad física, estilo de vida. Yo creo que al final el surf no es sólo estar encima de la ola, es esa búsqueda de la ola. Si hoy no está bien, te vas a otro sitio.  

Sí, ahora hay mucha gente, creo que ya es inevitable la masificación del surf. Yo lo único que creo es que la gente se tiene que concienciar y crear un poco de cultura de surf aquí en Mallorca, sobre todo por el respeto, creo que es lo que rige el surf en el agua.  

Afinal si hubiera ese respeto de: esta persona lleva muchos años surfeando sola y por lo menos no le voy a ratear, no voy a estar ahí intentándole quitar las olas, porque esa persona se va a rayar y va a estar amargado. 

Yo creo que si se respetan unos a otros no va a haber problemas. Lo que pasa es que cuando hay una cosa que se masifica, empieza el localismo, y el localismo no es bueno, porque al final va a haber hostias, va a haber más agresividad. Y que conste que puedo llegar a entenderlo. Puedo llegar a entenderlo, pero no me gusta.  

La realidad es que el surf en Mallorca está creciendo mucho, cada vez va a haber más, y más gente, y lo único que pido es que por favor haya respeto y que unos no se aprovechen de otros, y que todo vaya bien.  

¿Qué música escuchas? 

Voy por épocas. Me gusta bastante la música y no me cierro sólo en un estilo. Sí que depende mucho de cómo esté ese día. Suena Neil Young siempre que me pongo a shapear, con su música tranquilita, profunda y fluida. También me mola meter rock and roll. Y flamenco, me flipa shapear con Camarón de fondo, me encanta.  

Escucho un poco de todo. El otro día estaba incluso con música clásica.

¿Qué proceso sigues para crear las tablas? 

Supongo que cada shaper tiene su forma de trabajar.  

Lo primero que hago es aplanar el bottom, le saco el centro, después el ancho y pongo el outline. Una vez cortado el outline, le dejo los 90 grados del plano del bottom hacia el deck. No puede haber ningún error, como máximo un milímetro, porque si no te cargas el outline de la parte del deck. Cuando tengo todo esto, ya diseño lo que es el bottom. El rocker, los cóncavos, los convexos, dependiendo del tipo de tabla que vaya a hacer. Una vez terminado el bottom, le voy la vuelta y me pongo con el deck. Le trabajo el plano, la caída y por último los cantos. 

Una vez terminada la tabla, coloco las quillas, normalmente utilizo future o quillas fijas. Las fijas tienen sus pros y sus contras, funcionan muy bien porque todo el fletch empieza desde la base; lo bueno que tienen los future es que es lo más parecido que hay al sistema de quillas fijas, porque también el fletch va desde la base y todo punto de apoyo está ahí, no es fcs1 o fcs2 que tienen sólo las dos partes de la quilla que se unen con la tabla. 

Después les hago la angulación, las llevo a la sala de laminación y empiezo a ello. Lamino el bottom, que normalmente le suelo poner los parches clásicos de refuerzo donde van las quillas, y debajo le pongo una capa de fibra. En el deck normalmente le meto dos parches, y también otro de refuerzo que coge unos ¾ de la tabla, para que quede más protegida de los golpes. Después empiezo con el lijado de la resina y, si lleva brillo, le suelo dar un gloss 

Lo que me interesa es que sean tablas duraderas. Si haces tablas como churros y buscas tablas híper ligeras para maniobrar, para volar, no le puedes meter tantas capas ni tanto peso. Mis tablas son bastante retro, la forma y la técnica es clásica.

See Also

¿Cuándo hiciste tu primera tabla? 

La primera tabla que hice fue en Pontevedra, que me fui a estudiar Bellas Artes, y el trabajo de fin de carrera lo hice relacionado con el surf, mi proyecto se basaba en hacer una tabla. 

La hice de pita, que es parecida a la madera de balsa pero mucha más fibrosa, realmente es el tallo de una flor que tarda en crecer entre cinco y siete años, cuando muere, y saca a lo mejor una flor de cuatro metros. Entonces yo iba, esperaba que se secara un poco, tiraba las pepitas, y la cortaba y sacaba listones, y así construí la primera tabla. Me ayudó un poco a laminarla Walter, de Zorlak, Pontevedra, un máquina.  

Después no hice ninguna tabla hasta que llegué a la Coruña, y empecé a dar clases de surf en Raz Surfcamp y conocí a Boris Bugarski. El tío se había montado el tallercito en su casa, le enseñé la tabla y me dijo: tienes que aprender a shapear con foam, y yo le dije: de cabeza. Me fui a su taller, me abrió las puertas de su casa y me enseñó todo. Él era diseñador gráfico en Barcelona y se cansó de todo eso, y con el dinero que tenía lo invirtió, le dieron unas clases y de ahí, lo que le quedaba, montó su taller. Al principio, como te decía, vi cómo hacia una tabla, después me compré materiales y él hacia media y yo la otra media, y ya con la tercera me dejó a solas y me dijo: “haz una tabla y cuando termines explícame el porqué de cada cosa que has hecho”. A partir de ahí me fui a Pontevedra y cada dos fines de semana me iba a shapear con él. El año siguiente me fui a vivir al lado de su casa, y estuve un año entero trabajando con él. Fue un año increíble. Todo eran churrascadas, buena música para shapear y diversión; a lo mejor estábamos hasta las 4 de la mañana trabajando y surfeando. Después de eso dejé la casa, él también tuvo que dejar el taller, y por otras circunstancias me tuve que volver a Mallorca y ya me monté el tallercito. 

¿Qué tablas recomendarías para surfear aquí en Mallorca? 

Aquí en Mallorca no tenemos una ola que venga de muy lejos, que pueda coger energía, que tenga mucho periodo, que venga con mucha fuerza; es una ola que viene de tormentas que se crean aquí cerca, entonces necesitas tablas que te ayuden a coger más energía dentro de la ola.  

Soy partidario de los cóncavos, de las colas anchas y las tablas también anchitaslo de largo…no creo que sea algo esencial una tabla larga. Una tabla que tiene volumen, que es anchita es lo mejor para Mallorca. Hay shortboards que se pueden hacer con ese tipo de características, que también ayudaría a mucha gente.  

La gente cuando se compra una tabla, que se informe un poquito; hoy en día con internet es muy fácil, que no se obcequen en comprar una tabla de una marca conocida porque vaya a funcionar mejor. Pues no. Infórmate y que no te vendan cualquier mierda; porque al final te van a vender un puto pinchito, que no lo vas a mover en la vida, incluso vas a dejar de surfear. Hay que informarse y preguntar a gente que sepa un poquito que te ayude y te explique un poquito lo que necesitas. Y bueno, básicamente esto. 

Gracias a Biel Miralles, por su sinceridad, su cercanía y su arte. 

Boc Boards, cala Gat, Mallorca. 

Fotografía y texto por Martín Omelka.  

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© Three Knots Magazine 2021
Todos los derechos reservados.